Persiste desigualdad entre mujeres y hombres; son indispensables mecanismos de solución más adecuados: Ramírez Marín.

Se requieren estrategias de género socio y georreferenciadas, señala; agrega que no hay ninguna entidad del país con ley de planeación con perspectiva de género

Entrega diputada Plascencia Pacheco paquete de 32 reformas para leyes de entidades federativas

Realizan en San Lázaro Segunda Conferencia Nacional de Legisladoras

El presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, afirmó que en materia de igualdad de género persisten desigualdades y no se avanza con la rapidez necesaria para que las nuevas generaciones enfrenten un mundo con mayor paridad.

Consideró indispensable proponer mecanismos de solución más adecuados y no sólo pensar en políticas públicas, sino en estrategias trasversales con perspectiva de género socio y georreferenciadas.

Durante la Segunda Conferencia Nacional de Legisladoras (Conaleg), subrayó que “valdría la pena detenernos a pensar las causas de esa lentitud o del recrudecimiento de problemas que nos remiten a nuevos modos de esclavitud y explotación”.

Además, a viejos rezagos tan graves como el acceso al ingreso que limita la autonomía de las mujeres, explicó, se suman problemas como la desaparición forzada de niñas y adolescentes, y la trata con fines de explotación sexual o laboral, que se presentan junto con el fenómeno migratorio.

Ramírez Marín comentó que “no solamente hay que borrar la brecha de desigualdad, sino la que existe entre el dicho y el hecho, que muchas veces radica en resistencias personales. El concepto de género, que sustenta toda teoría de igualdad de oportunidades, desarrollo y justicia, tendría que entrarnos no sólo en la cabeza y en el discurso, sino en actitudes y voluntades de cambio”.

El legislador recalcó el gran pendiente relativo al servicio doméstico, en su enorme mayoría representado por mujeres, y que carece de las condiciones sociales mínimas, por lo que consideró imprescindible poner al país al día.

“Si estamos aquí peleando contra de la trata, no podemos tener una trata aceptada socialmente porque ser de servicio doméstico; tenemos que ponernos al día en esta materia”, indicó.

El diputado presidente enfatizó la complejidad de comprender lo que implican los estereotipos de género determinados por la propia cultura. “Necesariamente la teoría de género nos interpela directamente cómo nos conducimos socialmente, cómo actuamos políticamente y cómo amamos. De esos estereotipos es de dónde nos surgen los prejuicios socialmente compartidos”.

Asimismo, destacó los avances que informa el Instituto Nacional de las Mujeres, entre los cuales refiere que 32 entidades federativas cuentan con una Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia; 29, publicaron su Reglamento, y 32 instalaron su sistema de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra este género.

No obstante, indicó, no hay todavía reporte de alguna entidad federativa que tenga ya una ley de planeación con perspectiva de género, lo que le daría coherencia a todo el proyecto de gobierno, obligaría a la canalización de recursos y a la fiscalización y rendición de cuentas área por área, programa por programa, acción por acción.

Aseguró que sí es posible asumir la corrección política de los enunciados de la perspectiva de género, pues nadie se opone a los criterios de igualdad. “Sin embargo, hay legisladoras que afirman que entre lo políticamente correcto y lo que sucede en la realidad que se desenvuelven las mexicanas, hay todavía un enorme trecho”, concluyó.

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, diputada Laura Nereida Plascencia Pacheco (PRI), resaltó que el propósito de la conferencia es refrendar el compromiso que tienen todas las legisladoras, locales y federales, para “continuar avanzando en la garantía de los derechos de las mujeres”.

Entregó al diputado Ramírez Marín, y al gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, un paquete de iniciativas de reforma, a fin de armonizar el marco jurídico de las 32 entidades federativas del país, en materia de igualdad.

Pidió a Zapata Bello impulsar esas 32 reformas desde la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), para que “se conviertan en una realidad”. El paquete de iniciativas derivó de las conclusiones de la Conaleg del año pasado y los acuerdos que se adoptaron, añadió.

Consideró indispensable alcanzar consensos para lograr modificar los códigos civiles, familiares y penales en todos los estados de la República. “Lo que se llevarán a sus congresos locales, es lo más avanzado y más garantista para velar por los derechos de las niñas, jóvenes y mujeres”.

La titular del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Lorena Cruz Sánchez, resaltó que pese a los avances en el marco jurídico sobre derechos de las mujeres, aún hay un largo camino para eliminar la discriminación y la desigualdad hacia ellas. “Tenemos leyes, códigos y normas secundarias discriminatorias importantes”.

Señaló que se requieren normas armonizadas con los más altos estándares de derechos humanos, que permitan avanzar en la incorporación de perspectiva de género en las leyes de planeación, de presupuesto y contabilidad gubernamental.

Sin este marco legislativo, detalló, “no sólo será difícil sino imposible pretender transformar pautas culturales misóginas y patriarcales”; ejemplo de ello es que siete entidades todavía no cuentan con una ley contra la discriminación, cuatro no han tipificado la violación entre cónyuges y otras cuatro aún no tipifican el abuso sexual como delito.

Además, continuó, en algunas legislaciones estatales se perdonan los delitos de rapto y estupro si el agresor se casa con su víctima; asimismo, en cinco entidades se permiten dispensas para las niñas que contraigan matrimonio. “Vivimos en un país complejo con disparidades muy fuertes en legislaciones locales porque todavía tenemos marcos jurídicos restrictivos que limitan la libertad y la autonomía de las mujeres”.

Por ello, enfatizó, este espacio será de la mayor relevancia porque permitirá fortalecer la coordinación entre los poderes y niveles de gobierno para robustecer las agendas legislativas de las entidades federativas, asumiendo el compromiso que tenemos como Estado mexicano de garantizar y proteger los derechos humanos de mujeres y niñas.

Zapata Bello, también coordinador de la Comisión para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), manifestó que desde cada entidad federativa se debe generar el empoderamiento de las mujeres.

Al inaugurar el encuentro, estimó necesario combatir problemas severos como el maltrato infantil y embarazo a edades tempranas. Es claro que la desigualdad es un fenómeno que requiere atención continua y permanente.

Resaltó que 12 entidades federativas han declarado Alerta de Género y 7 más se encuentran en observación para tal efecto. “Este encuentro es un paso para seguir avanzando juntas y juntos”

Expresó su satisfacción por el propósito de la reunión, que es la atención de un fenómeno complejo, por cuanto sus diversas vertientes que, sin duda, lastiman a la sociedad, cuando se refleja algún rasgo de desigualdad.

La senadora Hilda Flores Escalera (PRI) consideró indispensable reconocer los preceptos y prácticas discriminatorias que persisten hacia las mujeres en los marcos jurídicos, tales como el acceso a la justicia o a la participación política, ya que de esa manera se puede contribuir a construir una agenda orientada a la igualdad de género.

Señaló que aún hay grandes desafíos en la materia, por lo que resulta necesario fortalecer los procesos o buscar nuevas estrategias para homologar las leyes federales, estatales y locales, a fin de dar continuidad a la eliminación de hechos discriminatorios en materia penal y civil.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.