Por la paz y la justicia, el dolor que confronta a los presidenciables (sin muchas respuestas)

  • “Ninguno que nos pueda ayudar”, concluyeron familiares de desaparecidos en el acto que fue calificado como decepcionante.

De nada sirvió acreditarse para uno de los eventos más importantes en términos de justicia, derechos humanos y política, de los últimos 12 años. Un cara a cara de madres de desaparecidos, académicos, colectivos y organizaciones contra la violencia con los cuatro candidatos a la presidencia, menos uno, la aspirante independiente Margarita Zavala quien canceló su asistencia.

No, a las 8:30 de la mañana ya no hubo acceso al auditorio del Museo Memoria y Tolerancia. El argumento oficial fue que, pese a tener acreditación de prensa, el lugar estaba lleno. Pero insistir un poco más trajo una respuesta off the record. “Es que la gente de los candidatos tomó el lugar y limitó el acceso”, dijo uno de los organizadores. Por eso los reporteros que no pudieron ingresar fueron enviados al salón de un

Puntual llegó el primero, Ricardo Anaya enfundado en traje sin corbata; iba acompañado de su principal asesor en el tema y aspirante a senador por el Frente, Emilio Álvarez Icaza. Saludó de mano a varios asistentes, incluido Javier Sicilia. Los moderadores del foro, Elena Varela y Pablo Anaya -ambos de la Universidad Iberoamericana-, resumieron la postura de las víctimas de violencia y grupos convocantes en una sola frase: “Entre asesinatos e impunidad, la democracia es solo una simulación”.

“Expreso mi más profunda y sincera solidaridad con las víctimas de los últimos años”, les dijo Anaya respetuoso y con tiento, sabiendo el peso moral de los asistentes que tenía enfrente. Más no por eso omitió “me preocupa el formato del evento de solo preguntas y respuestas, cuando más que escuchar, los candidatos también debemos hablar”.

hotel cercano donde siguieron la transmisión por internet.

El panista-perredista aseguró estar impactado por el dolor de las madres de los desaparecidos. “Sí puedo entender que si pierden un hijo, pierden la vida”, afirmó. Destacó que su propuesta es llegar a la paz como producto de la justicia, no de la impunidad. Pero, conforme respondía las preguntas planteadas por los organizadores, miraba también el cronómetro que tenía a su lado “¿De cuánto tiempo estamos hablando?”, preguntó en algún momento y a cada oportunidad insistía en necesitar más tiempo para hablar y escuchar. “Yo al principio me entusiasmé porque esto era un diálogo”, confesó. “Pero la verdad es que he escuchado poco de ustedes. Invítenme otra vez para poderlos escuchar”, dijo antes de concluir.

Mientras él salió por la puerta trasera del museo, afuera, en la entrada los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa realizaron una protesta simbólica. Cristina Bautista, madre de Benjamín Ascencio -uno de los 43-, dijo brevemente “no estamos con ninguno de los candidatos, independientemente de quien gane, nosotros seguiremos en pie de lucha”.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.