Aseguran predio donde desvalijaban vehículos de transporte público

Aseguran predio donde desvalijaban vehículos de transporte público

Personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) y de la Secretaría de Seguridad Estatal (SSEM), detuvieron a dos personas investigadas por su probable participación en el robo con violencia de vehículos y aseguraron un predio donde presuntamente desvalijaban los automotores.

Los hechos se registraron cuando un chofer de transporte público de pasajeros circulaba sobre la carretera México-Texcoco, a la altura de la colonia Reyes Acaquilpan, en el municipio de La Paz, cuando dos sujetos le hicieron la parada y se subieron en la parte delantera, minutos después lo amagaron con una réplica de arma de fuego y un cuchillo para despojarlo de la unidad.

La víctima de este robo solicitó ayuda a policías mexiquenses, quienes iniciaron una persecución que culminó afuera de un predio ubicado en el Barrio de Santa Cecilia, en el municipio de San Vicente Chicoloapan, donde los imputados pretendían ingresar el vehículo al momento de ser detenidos.

Los Agentes de Investigación solicitaron a un Juez de Control una orden de cateo, misma que fue otorgada y cumplimentada en el inmueble donde pretendían meter el automóvil sustraído de manera ilegal, donde se localizó lo siguiente:

Un automotor de la marca Nissan, tipo Urvan, con reporte de robo vigente con fecha del 9 de mayo de 2018, la fascia de un vehículo tipo Tsuru, cuyo número de serie cuenta con reporte de robo vigente del 18 de julio;

Cuatro camionetas de la marca Nissan tipo Urvan, totalmente desvalijadas y con sus medios físicos de identificación esmerilados y diversas autopartes como puertas, salpicaderas, cofres, asientos, parabrisas, entre otros.

Al momento de la detención, a los sujetos identificados como Federico “N” y Jhonatan “N” les fue asegurada la réplica de arma de fuego y el arma blanca. Estas dos personas fueron puestas a disposición del Ministerio Público, y deben ser consideradas inocentes hasta que haya una sentencia condenatoria en su contra.

Por Luis Ayala Ramos

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: